jueves, 13 de febrero de 2014

Primer Quinquenio

¡Hola a todos!:Siento este impás, hace tiempo que no escribo en el blog, a veces las obligaciones nos apremian y no podemos dar a basto con todo. 
Poco a poco vamos dejando atrás  el curso y nos vamos enfrentando al nuevo año para nuestra Asociación, sin comerlo ni beberlo como decía aquel ya son CINCO AÑOS, quien nos lo iba a decir, cuando parecía todo un sueño que íbamos a cumplir un quinquenio. En estos cinco años hemos llevado a cabo muchas cosas, y no sé si estaréis de acuerdo conmigo, pero lo más importante de la Asociación, sus socios, para mi no cabe duda, sin ellos, no sería posible seguir adelante, es lo que nos da empuje para continuar.
Los socios en estos años han animado a la Junta a trabajar para que Valdeperillo siga adelante, que sea un lugar que se conozca y no se esfume en el recuerdo de quienes lo conocemos. En estos años la Asociación ha pretendido y seguirá haciéndolo trabajar por el pueblo y sus socios: El horno, quizás nuestro proyecto más grande hasta el momento, pero que felizmente se ha visto cumplido, el impulso a las fiestas, la Comida del socio, exposiciones...
Quizás diréis que esto ya lo he comentado otras veces, pero lo que quizás echamos en falta, son más opiniones, ideas, sugerencias de los socios, mirad, es muy complicado sacar actividades y proyectos adelante en un pueblo tan pequeño, con el número de socios que somos y las pocas ayudas que recibimos, es mucho el esfuerzo que hacemos, con gusto, porque si nos embarcamos en este proyecto, como ya he hecho referencia es para que Valdeperillo siga exixtiendo, pero insisto las cosas si se hacen entre todos se sobrellevan mejor.
En Abril celebraremos nuestra quinta Asamblea anual, en marzo como siempre un mes antes, os enviaremos las cartas para la reunión, nos gustaría que durante este tiempo nos hicieseis sugerencias, opiniones,etc...
¡Animo socios!, tenemos que ir a por otros cinco años como nada y sin duda entre todos lo lograremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada